Posts

Destination wedding photographer · Design · Photography · Videography · Fotógrafa de casamentos no Porto · Fotógrafos y vídeografos de boda en Soria · Fotógrafa de casamentos em Portugal · Iris Rangil · Available worldwide

 

Me caso con los dos

Conexión. Se iba acercando el día, y se acercaba también esa sensación de tener ganas de encontrarte con dos amigos que hace mucho tiempo que no ves, pero con los que no tienes el sentimiento de estar separada porque hay demasiadas cosas en común que te unen en esa lejanía de tiempo y distancia.

"¿Te vienes al concierto de Izal conmigo?" Me dijo Leti unas semanas antes. Hubiese sido un reencuentro perfecto, pero tuvimos que esperar al día de antes de la boda.

Quedamos a medio camino, en la gasolinera de un pueblo pequeño de Soria, entramos al restaurante que había al lado y nos tomamos cada uno un zumo de naranja. Antes, dos besos y un medio abrazo de quien tiene ganas de verse de nuevo.

"La reunión", con nerviosismo por la emoción de lo que iba a pasar al día siguiente. 

Muchas preguntas, muchas respuestas, muchas sonrisas. Y la emoción otra vez.

"Mañana nos vemos". Y llegó mañana.

El día anterior les sugerí encontrarse antes de la ceremonia, de manera íntima, para aprovechar el tiempo después y poder estar con la gente en el cocktail. Cuando volvía conduciendo de la reunión, de Matalebreras hacia Soria, sonó una canción que pensé que sería perfecta para cuando se encontrasen, así que por suerte, pude hacer que el usb cobrase vida un día después en la pradera en la que dejé a Ramiro esperándole a ella, gracias a la ayuda de un altavoz inesperado que me prestó Laura (la chica que le hizo el recogido a Leti, y también su prima :)). Lo de la música fue un acierto, no sólo por la magia extra que le dio al momento, sino por lo que pasó después.

Teniendo en cuenta que mi usb va en mi coche y mi coche hace miles de kilómetros de Portugal a España y viceversa, tengo música bastante variada para no dormirme, así que después de la canción de Beirut que estáis escuchando ahora (deberíais haberle dado al play al principio del post), llegaba Beyoncé. Y aquí la reacción de los novios:

Después llegó todo lo demás. Llegaron las hermanas y el hermano, y sus palabras en la ceremonia, que me hicieron pensar en los míos y llorar a rabiar detrás de la cámara; llegaron los padres de ambos, las familias, los amigos. Todos haciendo que cada momento fuese increíble. 

Y si has llegado hasta aquí... querrás saber que Leti, Ramiro y yo nos volvimos a encontrar sin habernos conocido antes. Que a veces saludas por primera vez a alguien que ya estaba destinado a ser un amigo desde hace tiempo. Ellos tuvieron el detallazo de organizar las mesas buscando fotos antiguas de cada invitado, procurando que la foto fuese de la época en la que se conocieron. Yo he comenzado el post con nuestra polaroid. Comenzamos hace nada, pero ojalá que dure mucho. ¡GRACIAS POR ESTE DÍA INCREÍBLE! Y por no haber sido nunca un par de desconocidos. 

 

 

 

 

Marisa & Pedro

"La naturalidad es la más difícil de las poses" Qué lindo es encontrarte la naturalidad en toda su esencia sin que sea una pose, sin que sea difícil. La naturalidad es Marisa.

Quería publicar desde hace tiempo una selección de este reportaje preboda. Pero necesito que este post sea algo más. Falta un mes para irme a Colombia, para embarcarme en un viaje de 6 meses, y aunque quizá no debería, no puedo evitar entretenerme un poco en escribir lo que siento al ver las fotos de Marisa y Pedro. Está mal que lo escriba tan honestamente, pero este post es para ella.

Quizá sea por ése carácter protector que tiene que creo que es súper característico de su madurez y de lo madraza que es, quizá sea por eso o por muchas otras cosas, pero el caso es que nunca había fotografiado a nadie tan dulce, paciente, y que a mis ojos sea tan BELLA. 

He fotografiado a personas muy guapas, a personas menos "guapas" y a personas mucho más bellas que algunas muy guapas. Cuando llamo a alguien guapo o guapa me baso en los cánones de belleza de la sociedad. Luego están los guapos y las guapas que a mí me gustan, que creo que no siguen demasiado esas normas (aunque está claro que las otras guapuras también son bonitas, pero no son las únicas), y para terminar está la gente bella, que es esa que después de cruzar unas palabras, sea como sea físicamente, ya sólo puedes verla preciosa. No sé definir a Marisa con otra palabra. Es bellísima y me emociona verla en sus fotos de preboda y boda. Me emociona hablar con ella, saludarla, encontrármela.  Me emocionó su primer email y el cariño y el respeto con el que siempre me ha tratado.

Llegó Pedro junto a ella y otra buena parte de la familia a la reunión en Porto :) y confieso que me asusté un poco. Un hombre de 2 metros. Serio, muy serio. Al salir de la reunión sentí muchísimo miedo de fallar a las expectativas de alguien que de entrada nunca se había planteado tener fotos en el día de su boda. Además él me lo expuso de forma muy clara. Pero quien me conoce un poco sabe que basta que me digan "arre" para que yo diga "so". Así que me propuse con todas mis fuerzas que al entregarle mi trabajo se alegrase enormemente de tener un recuerdo así, de haberme elegido a mí. No sé qué tienen estas fotos, si es la dificultad y la tensión con la que yo me las planteé, o si es esa cosa especial que sentí con Marisa. O que las hiciese en mi Portugal del alma. O una mezcla de todo. Pero este es un resumen del resultado.

PD: Que hable de ella y la destaque entre tanta gente no significa que no quiera muchísimo a la mayoría de las personas que fotografío. La fotografía es una parte de la vida para mí, y como todos, cada uno siente cosas diferentes por cada persona. A mí el cuerpo me pide escribir esto acompañando a las fotos que presento. No quiere decir que el resto de "mis modelos" no me hayan hecho sentir sensaciones parecidas. De hecho vivo agradecida por todo el cariño que me dais. ¡Espero que os gusten! <3 

 

 

Nico & Rodrigo

Si le das al play a la música, escucharás una canción que dice "My heart is beating like a jungle drum..." y eso hacía mi corazón con Nico y Rodrigo, latir como si estuviésemos en una jungla de emociones, alegrías, juegos, diversión, inocencia, travesuras, magia, y mucho amor. Por eso se escuchaba la jungla en el corazón. Estos niños, esta familia, se clavan como la flecha y los ojos de un indígena y no se te van de la memoria nunca. Se quedan presentes en la vida y son un pequeño remedio de esos que sólo se encuentran entre lo más natural del ser. Como un antídoto para las tristezas hecho de hierbas que sólo se encuentran en lugares remotos. Porque son tan únicos... Desde que nos conocimos e hicimos estas fotos mientras jugábamos e imaginábamos diferentes mundos y situaciones, Nico y Rodrigo se han convertido en una medicina para el ánimo. Con cada audio que me envían a través de Whatsapp con kilómetros de distancia entre nosotros, me hacen emocionarme lo mismo que me emociona ver estos recuerdos capturados para siempre. Será la magia de sus disfraces, la magia de la fotografía o la magia de nuestras sonrisas encontrándose por casualidad, pero desde este día tengo a unas personitas muy importantes en mi vida. <3